Aside

En mis apresurados últimos dias en Madrid esta estancia pasada de mayo del 2013, fuí como siempre que vengo a España a visitar a Carlos Gómez Amat, escritor, crítico de música ya retirado, a su casa en el barrio de los periodistas en Madrid. Siempre elegante, pero ahora entristecido con los malestares inevitables de su edad, nos pasamos una tarde agradable, como muchas que ya habían transcurrido durante mi beca Fulbright en el 2007-2008, discutiendo la obra de su padre, el compositor Julio Gómez (1886-1973) …venía con las buenas noticias que el pianista Jorge Robaina y yo trabajaríamos la edición nueva de las canciones de su padre con la Editorial Boileau en Barcelona. Entre anécdotas siempre entretenidas y ruiseñas, le conté de mis próximas actuaciones y proyectos: un concierto dedicado a la pintura que cuelga en el Hispanic Society of America en Nueva York, La Duquesa de Alba como viuda pintada por Goya, un proyecto en torno al Duque De Rivas para la embajada Maltesa en España, entre otros. Le enseñé mi nuevo iPad, que el declaró como “inventos del demonio”, aunque el lo tomó en sus manos para leer una poesía que había traido por mi gran amigo Francisco M. Quirce, Solo Goya, a quien declaró talentoso, aunque no le terminaba de gustar la palabra “orgasmo” tan repetida en este poema. Estaba ya tomando el diccionario para ver que otra palabra se pudiera poner, cuando le dije que el poeta ya había hecho una segunda versión, “sin orgasmo”…y que pronto pediría al poeta que le mandase ambas versiones para su lectura e opinion.

La tarde inevitablemente nos llevó a que yo bajase los tomos de poesía para leer entre nosotros, como siempre lo hacíamos. Le conté que buscaba los derechos de autor de una poesía utilizado por su padre en una obra para soprano y orquesta, “A ejemplo a los arboles desnudos”, estrenado por la soprano Isabel Penagos, a quien había sido mi profesora en los cursos Música en Compostela en Galicia.

El poeta de los textos de esta obra, Enrique Ruíz de la Serna era un poco más mayor que su padre, y Carlos le conoció muy bien; con ojos un poco humedicidos, al recordar a Don Enrique y como el recitaba sus poemas en voz alta para sus amigos, leimos su poema juntos:

No es el otoño, no, quien a los árboles
arrebata sus hojas, que son ellos,
son los árboles mismos quienes ceden
sus hojas a los vientos….

Los árboles desdeñan
la estéril pompa del follaje muerto,
y, con viril austeridad, aguardan
desnudos los rigores del invierno.
Saben que sólo así la primavera
los vestirá de nuevo!

Alma mía: estos árboles desnudos
sean para ti ejemplo.
Renuncia, como ellos, a lo vano;
despójate, como ellos, de lo viejo.
Si en ti muere una idea, para siempre
arráncala de ti y échala al viento.

Porque son los cadáveres de ideas
la estéril pompa del follaje muerto!
No finjas pensamientos que no pienses,
no sientas con fingidos sentimientos.
Antes que así, desnuda,
resiste los rigores del invierno.

Que al cabo tornará la primavera
y a ti también te vestirá de nuevo!.

Enrique Ruìz de la Serna
Poeta y ensayista colombiano, nacido en 1887.

Image

Pianista Jorge Robaina, Carlos Gómez Amat and servidora

despues de un concierto de las canciones de Julio Gómez

en La Escuela Superior de Canto de Madrid in 2010.

“A ejemplo a los arboles desnudos”, una tarde con Carlos Gómez Amat

Advertisements

2 responses »

  1. Gracias por el blog, por el maravilloso disco de canciones de Julio Gómez y por darnos a conocer algo de la olvidada música española a los españoles, siempre ingratos.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s